Manual de Periodismo de Datos 1.0
Cargando

Ayuda externa de expertos a través de hackatones

En marzo de 2010, la organización SETUP de cultura digital con sede en Utrecht organizó un evento llamado Hacking Journalism. El evento fue organizado para alentar una mayor colaboración entre programadores y periodistas.

“Organizamos hackatones para producir aplicaciones atractivas, pero no podemos reconocer historias interesantes en los datos. Lo que creamos no tiene relevancia social” dijeron los programadores. “Reconocemos la importancia de periodismo de datos, pero no tenemos las capacidades técnicas para crear las cosas que queremos”, dijeron los periodistas.

Figure 10. Periodistas y programadores en RegioHack (foto de Heinze Havinga)

Trabajando para un diario regional no había dinero o incentivos para contratar un programador para la redacción. El periodismo de datos seguía siendo algo desconocido para los diarios holandeses en aquel tiempo.

El modelo de hackatones era perfecto; un ambiente relajado para colaboración, con abundante pizza y bebidas energizantes. RegioHack fue un hackatón organizado por mi empleador, el diario regional De Stentor, nuestra publicación hermana TC Tubantia y Saxion Hogescholen Enschede que ofreció el lugar para el evento.

La organización era así: todos podían anotarse para un hackatón de 30 horas. Nosotros dábamos la comida y las bebidas. Apuntábamos a 30 participantes, que dividimos en 6 grupos. Estos grupos se concentrarían en distintos tópicos, tales como crimen, salud, transporte, seguridad, envejecimiento y poder. Para nosotros, los 3 objetivos principales para este evento eran los siguientes:

Encontrar historias

Para nosotros el periodismo de datos es algo nuevo y desconocido. La única manera que podemos demostrar su utilidad es a través de historias bien armadas. Planeamos producir al menos 3 historias de datos.

Conectar gente

Nosotros los periodistas no sabemos cómo se hace periodismo de datos y no pretendemos saberlo. Al colocar periodistas, estudiantes y programadores en un cuarto por 30 horas, queremos que compartan conocimientos y visiones.

Organizar un evento social

Los diarios no organizan muchos eventos sociales, ni hablemos de hackatones. Queríamos experimentar cómo un evento de esas características puede dar resultados. De hecho hubiera podido ser incómodo: 30 horas con extraños, mucha jerga, golpearse la cabeza contra preguntas básicas y encontrar el terreno en el que cada uno se siente cómodo. Al convertirlo en un evento social (la pizza y las bebidas energizantes), queríamos crear un ambiente en el que periodistas y programadores pudieran sentirse cómodos y colaborar efectivamente.

Antes del evento, TC Tubantia realizó una entrevista con la viuda de un policía que escribió un libro sobre los años de servicio de su marido. También tenía un documento con todos los asesinatos registrados en la parte este de Holanda, mantenido por su marido desde 1945. Normalmente, publicaríamos este documento en nuestro sitio. Esta vez hicimos un tablero usando el software Tableau. También escribimos en el blog acerca de cómo se juntó todo esto en nuestro sitio RegioHack.

Durante el hackatón, un grupo de proyecto abordó el tema del desarrollo de escuelas y el envejecimiento de nuestra región. Al hacer una visualización de proyecciones futuras vimos qué ciudades estarían en problemas luego de unos años de caída de la matrícula. Teniendo esto presente, hicimos un artículo sobre la manera en que esto afectaría las escuelas en nuestra región.

También iniciamos un proyecto muy ambicioso llamado De Tweehondererd van twente (en español Los Doscientos de Twente) para determinar quién tenía más poder en nuestra región y crear una base de datos de la gente más influyente. A través de un cálculo al estilo Google –quien tiene la mayor cantidad de vínculos con organizaciones poderosas- se compondrá una lista de gente influyente. Esto podría llevar a una serie de artículos, pero también es una herramienta poderosa para periodistas. ¿Quién tiene vínculos con quién? Se puede hacer preguntas a esta base de datos y usarla en la rutina diaria. Además, esta base de datos tiene valor cultural. Los artistas ya preguntaban si podían usar esta base de datos cuando estuviera terminada, para hacer instalaciones de arte interactivo.

Figure 11. Nuevas comunidades en torno al periodismo de datos (foto por Heinze Havinga)

Luego de RegioHack, advertimos que los periodistas consideraban al periodismo de datos como una adición viable al periodismo tradicional. Mis colegas siguieron usando y creando en base a las técnicas aprendidas ese día para generar proyectos más ambiciosos y técnicos, tales como una base de datos de los costos administrativos de la construcción de viviendas. Con estos datos, hice un mapa interactivo en Fusion Tables. Pedimos a nuestros lectores que jugaran con los datos y obtuvimos los resultados con la colaboración de la audiencia (crowdsourcing), por ejemplo. Luego de recibir muchas preguntas respecto de cómo se hace un mapa en Fusion Tables, también grabé un video tutorial.

¿Qué aprendimos? Aprendimos mucho, pero también encontramos muchos obstáculos. Reconocimos estos 4:

¿Por dónde comenzar, pregunta o datos?

Casi todos los proyectos se trababan en la búsqueda de información. En la mayoría de los casos comenzaban con una pregunta periodística. ¿Y entonces? ¿Qué datos hay disponibles? ¿Dónde pueden encontrarse? ¿Y cuando encuentre estos datos podré responder su pregunta? Los periodistas por lo general saben dónde pueden encontrar información cuando investigan para un artículo. En el periodismo de datos, la mayoría de los periodistas no saben qué información está disponible.

Poco conocimiento técnico

El periodismo de datos es una disciplina bastante técnica. A veces hay que filtrar, otras veces hay que hacer algo de programación para ver los resultados. Para hacer periodismo de datos se necesitan dos cosas: la visión periodística de un periodista experimentado y el conocimiento técnico de alguien que maneje todas las técnicas digitales. Durante RegioHack esta no era una presencia común.

¿Es noticia?

Los participantes usaron principalmente un conjunto de datos para descubrir noticias, en vez de buscar interconexiones entre distintas fuentes. El motivo de esto es que se necesita algo de conocimiento estadístico para verificar noticias del periodismo de datos.

¿Cómo es la rutina?

Todo lo anterior se resume en que no hay rutina. Los participantes tienen algunas capacidades pero no saben cómo, ni cuándo usarlas. Uno de los periodistas lo comparó con hacer una torta. “Tenemos los ingredientes: harina, huevos, leche, etcétera. Lo tiramos en una bolsa, la sacudimos y esperamos que salga una torta”. Tenemos todos los ingredientes, pero no conocemos la receta.

¿Y ahora qué hacemos? Nuestras primeras experiencias con el periodismo de datos podrían ayudar a otros periodistas o programadores que aspiren a ingresar en el mismo campo de trabajo, y estamos trabajando para producir un informe.

También estamos considerando cómo continuar RegioHack en forma de hackatón. Nos resultó divertido, educativo y productivo, y una gran introducción al periodismo de datos.

Pero para que el periodismo de datos funcione tenemos que integrarlo en la redacción. Los periodistas tienen que pensar en datos, además de citas, declaraciones de prensa, reuniones de consejos, etc. Al hacer RegioHack demostramos a nuestro público que el periodismo de datos no son solo palabras. Podemos escribir artículos mejor informados y más claros, presentando a los lectores artículos diferentes impresos y online.

Jerry Vermanen, NU.nl