Manual de Periodismo de Datos 1.0
Cargando

El equipo de aplicaciones de noticias del Chicago Tribune

El equipo de aplicaciones de noticias del Chicago Tribune es una banda de alegres hackers incrustada en la redacción. Trabajamos en estrecha relación con editores y periodistas para ayudar a: 1) investigar y contar historias; 2) ilustrar historias online y 3) crear recursos de la red siempre actualizados para la buena gente de Chicagolandia.

Es importante que estemos en la redacción. A menudo nuestro trabajo se define en conversaciones cara a cara con periodistas. Saben que nos gusta ayudar a escribir algo que dé vida a un aburrido sitio oficial, desentrañar una parva de PDF, o convertir de otras maneras lo que no es datos, en algo que se pueda analizar. Es lo que ayuda a nuestro equipo a encontrar su rumbo; de este modo nos enteramos de potenciales proyectos de datos cuando se están gestando.

A diferencia de muchos equipos en este campo, el nuestro fue fundado por tecnólogos para quienes el periodismo fue un cambio de carrera. Algunos adquirimos un título de Maestría en Periodismo después de pasar varios años programando para empresas, y otros vinieron de la comunidad de gobierno abierto.

Trabajamos de modo ágil. Para asegurarnos de estar siempre sincronizados, cada mañana comienza con una reunión de 5 minutos de a pie. Frecuentemente programamos de a pares; 2 programadores en un teclado a menudo son más productivos que 2 programadores en 2 teclados. La mayoría de los proyectos no requieren más que una semana de producción, pero en proyectos más largos trabajamos en iteraciones de una semana y mostramos nuestros trabajo a los interesados (periodistas y editores por lo general) toda las semanas. El mantra es “fracasar rápido”. Si uno está haciendo las cosas mal tiene que saberlo lo antes posible, especialmente cuando se programa con un plazo fijo.

Esto de _hackear_de modo iterativo y con plazos tiene un aspecto tremendamente positivo: siempre estamos actualizando nuestro set de herramientas. Cada semana producimos 1 o 2 aplicaciones y luego, a diferencia de los talleres normales de software, podemos sacarlo de nuestra mente y pasar al siguiente proyecto. Es una alegría que compartimos con los periodistas, y cada semana podemos aprender algo nuevo.

Figure 4. El equipo de aplicaciones del The Chicago Tribune (foto por Heather Billings)

Todas las ideas de aplicaciones provienen de periodistas y editores en la redacción. Creo que esto nos diferencia de equipos de aplicaciones de otras redacciones, que frecuentemente producen sus propias ideas. Hemos establecido fuertes relaciones personales y profesionales en la redacción, y la gente sabe que cuando tiene datos viene a nosotros.

Gran parte de nuestro trabajo en la redacción es de apoyo a los periodistas. Los ayudamos a trabajar datos, reconvertir PDF en planillas de cálculo, investigamos en sitios de la red, etc. Es un servicio que nos gusta dar porque nos permite conocer desde sus inicios el trabajo de datos que se da en la redacción. Parte de ese trabajo se convierte en una aplicación de noticias: un mapa, una tabla o a veces sitios de mayor escala.

Antes vinculábamos la aplicación a la historia escrita, pero eso no resultaba en demasiado tráfico. Actualmente, las aplicaciones aparecen cerca de la parte superior de nuestro sitio y la aplicación tiene un link con la historia, lo que funciona bien tanto para la aplicación como para la historia. Hay una sección del sitio que es para nuestro trabajo, pero no tiene mucho tráfico. Eso no es sorprendente. “Oigan, hoy quiero unos datos” no es algo que se escuche muy seguido.

Nos encanta la cuenta de visitas del sitio y nos encantan las alabanzas de nuestros pares, pero eso no es lo importante. La motivación siempre debe ser el impacto; en la vida de la gente, en las leyes, en hacer que los políticos rindan cuentas y así siguiendo. La pieza escrita habla de la tendencia y la humaniza con unas cuantas anécdotas. ¿Pero qué hace el lector cuando terminó de leer la historia? ¿Está segura su familia? ¿Sus hijos están siendo educados adecuadamente? Nuestro trabajo da sus frutos cuando ayuda a un lector a encontrar su propia historia en los datos. Entre los ejemplos de trabajos impactantes y personalizados que hemos hecho se incluyen las aplicaciones de Informes de seguridad en geriátricos y el Boletín de Calificaciones de Escuelas.

Brian Boyer, Chicago Tribune