Manual de Periodismo de Datos 1.0
Cargando

Aplicaciones de noticias en ProPublica

Una aplicación es una gran base de datos interactiva que narra una historia noticiosa. Piense en ella como lo haría con cualquier otra pieza de periodismo. Simplemente usa software en vez de palabras e imágenes.

Al mostrar a cada lector datos que son específicos a él, una aplicación puede ayudar a cada lector a comprender una historia de un modo que sea personalmente significativo. Puede ayudar a un lector a comprender su relación personal con un fenómeno nacional amplio y ayudarlo a relacionar lo que sabe con lo que no sabe y por tanto alentar una comprensión profunda de conceptos abstractos.

Tendemos a crear aplicaciones de noticias cuando tenemos un conjunto de datos (o creemos que podemos adquirir un conjunto de datos) que sea de alcance nacional y a la vez lo suficientemente granular como para exponer detalles significativos.

Una aplicación debiera narrar una historia, y al igual que cualquier buena historia, necesita un titular, una firma, un encabezado y una síntesis que presente el contenido. Algunos de estos conceptos pueden ser difíciles de distinguir en una pieza de software interactivo, pero están allí si uno lo estudia atentamente.

Además, una aplicación debiera ser generadora de más historias y más informes. Las mejores aplicaciones de ProPublica han sido usadas como base para historias locales.

Por ejemplo, tomemos el caso de nuestra aplicación Dollars for Docs. Rastreaba pagos de compañías farmacéuticas por millones de dólares a médicos para que hicieran consultoría, dieran conferencias y otras cosas por el estilo. La aplicación que creamos permite a los lectores hacer una búsqueda sobre su propio médico y ver los pagos que recibió. Periodistas de otras organizaciones también usaron los datos. Más de 125 organizaciones de noticias locales, incluyendo el Boston Globe, Chicago Tribune y St. Louis Post-Dispatch hicieron investigaciones sobre médicos locales basados en datos de Dollars for Docs.

Unas cuantas de estas historias locales fueron resultado de asociaciones formales, pero la mayoría se hicieron de modo independiente, en algunos casos no tuvimos demasiado conocimiento –si es que supimos algo - de que se estaba trabajando en la historia hasta que apareció. Como organización pequeña pero de alcance nacional, este tipo de repercusión es crucial para nosotros. No podemos tener conocimiento de lo que sucede en 125 ciudades, pero si nuestros datos pueden ayudar a periodistas que tienen conocimiento local a narrar historias con impacto, estamos cumpliendo nuestra misión.

Una de mis aplicaciones favoritas es Mapping L.A. de Los Ángeles Times, que comenzó como un mapa de varios barrios de esa ciudad con datos del público y que hasta su aparición no tenían límites aceptados por todos. Luego del primer proyecto con aportes del público (crowdsourcing) el Times pudo usar los barrios como un gran dispositivo de base para hacer informes de datos: cosas como la tasa de criminalidad por barrio, calidad de las escuelas por barrio, etc., que antes no podía hacer. De modo que Mapping L.A. no solo es a la vez genérico y específico, es generador de proyectos y cuenta las historias de la propia gente.

Los recursos necesarios para crear una aplicación son muy variados. The New York Times tiene docenas de personas trabajando en aplicaciones y gráficos interactivos. Pero Talking Points Memo hizo un seguidor de encuestas políticas de última generación con 2 empleados, ninguno de los cuales tenía título en ciencias de la computación.

Al igual que la mayoría de los programadores que trabajan en redacciones, seguimos una metodología Agile modificada para crear nuestras aplicaciones. Iteramos rápidamente y mostramos borradores a la otra gente de la redacción con la que trabajamos. Es de la mayor importancia el hecho de que trabajamos en estrecho contacto con periodistas y leemos sus borradores, incluso los muy iniciales. Trabajamos mucho más como periodistas que como programadores tradicionales. Además de escribir código, llamamos a las fuentes, reunimos información y acumulamos experiencia. Sería difícil hacer una buena aplicación usando material que no entendemos.

¿Por qué debieran interesarse las redacciones en producir aplicaciones basadas en datos? Tres razones: es excelente periodismo, es inmensamente popular –los contenidos más populares de ProPublica son aplicaciones de noticias- y si no lo hacemos, otro lo hará. Piense en todas las exclusivas que nos perderíamos. Lo que es más importante, las redacciones debieran saber que pueden hacerlo también. Es más fácil de lo que parece.

Scott Klein, ProPublica