Manual de Periodismo de Datos 1.0
Cargando

Presentar datos al público

Hay muchas maneras diferentes de presentar los datos al público, desde publicar conjuntos de datos en crudo con historias, hasta crear hermosas visualizaciones y aplicaciones interactivas en la web. Pedimos consejos a periodistas de datos con experiencia sobre cómo presentar datos al público.

Visualizar o no visualizar

Hay momentos en que los datos pueden contar la historia mejor que palabras o fotos y es por eso que términos como “aplicación de noticias” y “visualización de datos” han adquirido el status de palabras clave en tantas redacciones en los últimos tiempos. También promueve el interés la gran cosecha de nuevas herramientas y tecnologías (a menudo gratuitas) destinadas a ayudar incluso al periodista menos dotado técnicamente a convertir datos en una presentación visual de una historia.

Herramientas como Google Fusion Tables, Many Eyes, Tableau, Dipity, y otras hacen más fácil que nunca crear mapas, cuadros, gráficos o incluso aplicaciones con datos que hasta aquí eran el dominio de especialistas. Siendo las barreras al ingreso ahora apenas un lomo de burro, la cuestión para los periodistas ahora no es tanto si pueden convertir sus conjuntos de datos en una visualización sino si les conviene hacerlo. Una mala visualización de datos es peor en muchos sentidos que ninguna visualización.

Aron Pilhofer, New York Times

El uso de gráficos con movimiento

Con un guión ajustado, animaciones bien cronometradas y explicaciones claras, los gráficos con movimiento pueden dar vida a números o ideas complejas, orientando a su público. Las videoconferencias de Hans Rosling son un buen ejemplo de cómo los datos pueden narrar una historia en la pantalla. Concuerde o no usted con su metodología, yo también creo que el índice Shoe-throwers de The Economist es un buen ejemplo del uso del video para contar una historia basada en números. Usted no presentaría este gráfico como una imagen estática o al menos no debería hacerlo. Suceden demasiadas cosas en la presentación. Pero habiendo llegado paso a paso, a uno le queda la comprensión de cómo y por qué llegaron a este índice. Con gráficos con movimiento y cortos animados, puede reforzar lo que el público está escuchando. Los recursos visuales explicativos con la voz en off ofrecen una manera poderosa y memorable de contar una historia.

Lulu Pinney, freelance infographic designer

Contarle al mundo

Nuestro flujo de trabajo por lo general comienza con Excel. Es una manera fácil de descubrir si hay algo interesante en los datos. Si tenemos la sensación de que hay algo, entonces vamos a la mesa de noticias. Tenemos suerte de estar ubicados junto a la principal mesa de noticias de The Guardian. Entonces analizamos cómo visualizarlo o mostrarlo en la página. Luego escribimos el texto que lo acompaña. Cuando escribo por lo general tengo una versión reducida de la planilla de cálculo junto al editor de texto. A menudo hago análisis parciales mientras escribo, para encontrar cosas interesantes. Publico en el blog y me dedico un rato a hacer tweets al respecto, escribiendo a distintas personas y asegurándome de que tiene links a todos los lugares indicados.

La mitad del tráfico de algunas de las cosas que subimos al blog vienen de Twitter y Facebook. Estamos bastante orgullosos de que el tiempo promedio dedicado a un artículo en nuestro Datablog es de 6 minutos, comparado con un promedio de 1 minuto para el resto del sitio de The Guardian. Seis minutos es bastante bueno y el tiempo en la página es una de las métricas claves al analizar nuestro tráfico.

Esto también ayuda a convencer a nuestros colegas acerca del valor de lo que estamos haciendo. Eso y las grandes historias basadas en datos en las que hemos trabajado que todos los demás en la redacción conocen: COINS, WikiLeaks y los disturbios en el Reino Unido. Para los datos de gasto de COINS, tuvimos 5-6 periodistas especializados trabajando en The Guardian para dar sus puntos de vista sobre los datos cuando fueron difundidos por el gobierno del Reino Unido. También tuvimos otro equipo de 5-6 periodistas cuando el gobierno difundió los datos de gastos por encima de las £25000 libras, incluyendo periodistas muy conocidas como Polly Curtis. WikiLeaks también obviamente fue muy importante, con muchas historias sobre Irak y Afganistán. Los disturbios también fueron bastante importantes, con más de 550.000 vistas en 2 días.

Pero no se trata solo de las visitas de corto plazo: también tiene que ver con ser una fuente confiable de información útil. Tratamos de ser el lugar donde usted puede obtener información buena y significativa sobre los temas que cubrimos.

Simon Rogers, the Guardian

Publicar los datos

A menudo publicamos los datos en nuestro sitio en una visualización y de una forma que permite la fácil descarga del conjunto de datos. Nuestros lectores pueden explorar los datos detrás de las historias interactuando en las visualizaciones o usando los datos mismos de otros modos. ¿Por qué es importante esto? Aumenta la transparencia de The Seattle Times. Mostramos a los lectores los mismos datos que usamos para sacar poderosas conclusiones. ¿Y quién las usa? Nuestros críticos sin duda, así como todos los que simplemente están interesados en la historia y todas sus ramificaciones. Al dar acceso a los datos también podemos recibir comentarios de estos mismos críticos y los lectores en general respecto de lo que no vimos y qué más podemos explorar, todas cosas valiosas para un periodismo que importa.

Cheryl Phillips, The Seattle Times

Dar acceso a sus datos

Dar a los consumidores de noticias acceso fácil a los datos que usamos para nuestro trabajo es lo correcto por varios motivos. Los lectores pueden asegurarse de que no estamos torturando a los datos para llegar a conclusiones forzadas. Dar acceso a nuestros datos continúa la tradición de las ciencias sociales de permitir que investigadores reproduzcan nuestro trabajo. Alentar a los lectores a estudiar los datos puede generar ideas que lleven a la continuación de las historias. Finalmente, los lectores interesados en sus datos van a ser proclives a volver una y otra vez.

Steve Doig, Walter Cronkite School of Journalism, Arizona State University

Crear una plataforma de datos abierta

En La Nación publicar datos con libre acceso es una parte integral de nuestras actividades periodísticas de datos. En la argentina no existe una Ley de Acceso a la Información ni un portal nacional de datos, por lo que nos parece importante proveer a nuestros lectores el acceso a los datos que usamos en nuestras historias.

Por tanto publicamos datos estructurados en crudo a través de nuestra plataforma integrada Junar así como en Google Spreadsheets. Explícitamente autorizamos y alentamos a terceros a reutilizar nuestros datos y explicamos un poco acerca de cómo hacer esto con documentación y tutoriales en video.

Lo que es más, presentamos algunos de estos conjuntos de datos y visualizaciones en nuestro blog NACION DATA. Hacemos esto para evangelizar sobre nuestros datos y herramientas de edición de datos en la Argentina y mostrar a otros cómo reunimos nuestros datos, como los usamos y cómo pueden reutilizarlos.

Desde que lanzamos la plataforma en febrero de 2012, hemos recibido sugerencias e ideas para conjuntos de datos, principalmente de académicos e investigadores, así como estudiantes de universidades que se muestran muy agradecidos cada vez que contestamos con una solución o un conjunto de datos específico. Hay gente que conoce y comenta nuestros datos en Tableau y varias veces hemos sido el ítem más comentado y visto en el sitio. En 2011 tuvimos 7 de las 100 visualizaciones más vistas.

Angélica Peralta Ramos, La Nación (Argentina)

Humanizar los datos

Al ampliarse el conocimiento del debate en torno a los grandes conjuntos de datos, una parte importante ha estado notoriamente ausente: el elemento humano. Mientras muchos pensamos en los datos como números disociados, flotando en el vacío, en realidad son mediciones de cosas tangibles (y a menudo humanas). Los datos están unidos a la vida de gente real y cuando abordamos los números, debemos considerar los sistemas del mundo real de los que provienen.

Tomemos, por ejemplo, los datos de ubicación que se están recogiendo en este momento de cientos de millones de celulares y dispositivos móviles. Es fácil pensar en estos datos (cifras que representan latitud, longitud y tiempo) como “descarga digital”, pero en realidad son datos destilados de momentos de nuestras narrativas personales. Si bien pueden ser secos y clínicos cuando se leen en una planilla de cálculo, cuando permitimos a la gente incorporar sus propios datos a un mapa y reproducirlos, experimentan una especie de replay de la memoria que es poderoso y humano.

En este momento, los datos de localización son utilizados por muchos diseñadores de aplicaciones, grandes marcas y anunciantes. Mientras las segundas (empresas de telecomunicaciones y administradores de dispositivos) son dueños y almacenan los datos, el primero en esta ecuación –usted- no tiene acceso ni control de esta información. En el grupo de Investigación y Desarrollo del NYTimes, hemos lanzado un proyecto prototipo llamado OpenPaths para permitir al público explorar sus propios datos de locación y experimentar el concepto de propiedad de los datos. Al fin de cuentas, la gente debiera tener control de estas cifras tan estrechamente ligadas a sus propias vidas y experiencias.

Los periodistas tienen un rol muy importante en sacar a luz esta humanidad inherente a los datos. Al hacerlo, tienen el poder de cambiar la comprensión del público tanto de los datos como de los sistemas de los que emergieron los números.

Jer Thorp, Data Artist in Residence: New York Times R&D Group

Datos abiertos, fuentes abiertas, noticias abiertas

El 2012 bien pudo ser el año de las noticias abiertas. Está en el centro de nuestra ideología editorial y es un mensaje clave de nuestra marca actualmente. En medio de todo esto, está claro de que necesitamos un proceso abierto para el periodismo basado en datos. Este proceso no solo debe ser alimentado de datos abiertos, sino también facilitado por herramientas abiertas. Para fin de año esperamos poder acompañar cada visualización que publicamos con acceso tanto a los datos como al código con el que se construyó.

Muchas de las herramientas usadas en la visualización hoy son de fuente cerrada. Otras vienen con licencias restrictivas que prohíben el uso de datos derivados. Las bibliotecas de fuente abierta existentes a menudo resuelven un problema bien pero no ofrecen una metodología más amplia. De conjunto esto dificulta a la gente apoyarse en el trabajo de los demás. Esto cierra conversaciones en vez de abrirlas. Con este fin, estamos desarrollando una cantidad de herramientas abiertas para narrar historias interactivas. El Miso Project (@themisoproject) es un ejemplo.

Estamos analizando este trabajo con una cantidad de organizaciones de medios. Se requiere de la participación de la comunidad para realizar plenamente el potencial del software de código abierto. Si tenemos éxito introducirá una dinámica fundamentalmente diferente con nuestros lectores. Las contribuciones pueden ir más allá del comentario a bifurcar nuestro trabajo, solucionar problemas o re-utilizar datos de maneras inesperadas.

Alastair Dant, the Guardian

En los últimos años trabajé con unos cuantos gigabytes de datos para proyectos o artículos, desde el escaneado de tablas escritas a máquina de la década del ‘60 hasta los 1,5 gigabytes de cables publicados por WikiLeaks. Siempre ha sido difícil convencer a los editores de publicar sistemáticamente los datos en formato abierto y accesible. Para superar el problema, agregué links para “Descargar los datos” dentro de los artículos, apuntando a los archivos que los contenían o los Google Docs relevantes. El interés de potenciales reutilizadores coincidía con lo que vemos en los programas promovidos por el Estado (es decir, muy, pero muy escaso). Sin embargo, las pocas instancias de reutilización aportaron nuevas visiones o promovieron conversaciones que bien valen los pocos minutos extra por proyecto.

Nicolas Kayser-Bril, Journalism++

Conozca su alcance

Hay una gran diferencia entre hackear por diversión y hacer ingeniería de sistemas buscando escala y buen desempeño. Asegúrese de asociarse con gente que tenga las capacidades apropiadas para su proyecto. No olvide el diseño. La facilidad de uso, la experiencia del usuario y el diseño de la presentación pueden afectar mucho el éxito de su proyecto.

Chrys Wu, Hacks/Hackers